Blog
  • Compartir
Apertura de la adquirencia en Chile: cómo aprovechar la ventana de oportunidad

El modelo de 4 partes implementado en 2020 abre un abanico de opciones para la innovación en el sistema de pagos chileno. Nuevos jugadores, más tecnología y más inclusión financiera.

Los medios digitales de pago atraviesan una revolución en todo el mundo y en América Latina en particular. Los cambios de hábito acelerados por la pandemia, sumados a un nuevo marco normativo están impulsando transformaciones en los modelos de negocio. Esto trae de la mano la irrupción de nuevas tecnologías de pago e innovación, lo que genera nuevas oportunidades para comercios y consumidores.

Chile se sumó a la oleada de apertura de la adquirencia en la región, que ya tenía antecedentes en países como Argentina, que aprobó la “multiadquirencia” en 2019. El llamado “modelo de 4 partes” separa el rol del emisor de tarjetas de crédito (preferentemente los bancos) del rol del adquirente, es decir, quien incorpora a la red a determinado comercio. De este modo, se está produciendo el ingreso de nuevos jugadores que ofrecen más y mejores servicios financieros y tecnología de punta. A estos se suman además los agregadores de pagos o PSP, que amplían aún más la red incorporando digitalmente a aún más comercios y consumidores.
“El desembarco en Chile es clave para nosotros ya que el país está atravesando un proceso de adquirencia y con ello el surgimiento de nuevos actores lo que genera una competencia en el punto de venta y una mayor oferta. Esta competencia entre los nuevos actores y los adquirentes abre la posibilidad a los comercios de aumentar significativamente las posibilidades de aceptación de pagos, a partir de que bajan los costos del sistema y hay una mayor inversión en innovación tecnológica, generando todo esto una mayor inclusión financiera”, asegura Sebastián Núñez, CEO y Cofundador de GeoPagos.

¿Qué es lo que ha cambiado? Los nuevos adquirentes ya no deben licenciarse con todos los bancos para operar con sus tarjetas de crédito, sino que ahora solo deben hacerlo con las marcas: Visa, MasterCard o American Express. De este modo, la llegada a los comercios con soluciones mPos, QR, link de pago o tarjetas contactless es mucho más ágil y el incentivo para ampliar el ecosistema de pagos es mucho mayor.

“Estábamos acostumbrados a un modelo que estaba más enfocado en los tarjetahabientes y emisores”, dice Claudio Castro Franco, Country Head en Chile de GeoPagos. Eso explica el extraordinario avance y sofisticación del sistema de tarjetas de Chile, que desde 2018 cuentan en su gran mayoría con chip. Sin embargo, del lado de los comercios, la adopción de nuevas tecnologías venía rezagada. “Este es el momento ideal para que los adquirentes empiecen a entregar soluciones digitales de aceptación de pagos. Los comercios las necesitan y las oportunidades para quienes más rápido se desplieguen son inmensas”, agrega Castro Franco.

Un nuevo modelo de pagos digitales

“La apertura de la adquirencia genera oportunidades en una industria, donde pocos jugadores saben cómo sacar provecho a estas nuevas opciones de negocio. Los actores no tenían experiencia en la adquirencia”, explica el líder en Chile de una compañía con amplia experiencia en la digitalización y modernización de los pagos.

Fundada en 2012 en Argentina, GeoPagos estuvo detrás del primer desarrollo de mPos (Mobile Point of Sale) en aquel país, que luego llevaron a Bolivia y Perú. Como partner tecnológico, GeoPagos aporta software y sistemas llave en mano sobre los cuáles se montan entidades financieras número uno y fintechs disruptivas.

Según Castro Franco, Chile es uno de los mercados con mayor potencial para el desarrollo de esta revolución, donde uno de los principales objetivos es “encontrar una forma de pago lo más parecida posible al efectivo y al mismo tiempo radicalmente diferente”. ¿A qué se refiere? “Sobre todo después de la pandemia, donde el efectivo mostró sus límites por cuestiones de higiene, seguridad y traslado, los medios digitales de pago son una mejor solución. Lo que necesitan es alcanzar la universalidad del efectivo: que todos los comercios acepten estas nuevas formas de pagar”. En ese proceso, insiste, quien más rápido desembarque y amplíe su red tendrá las mejores oportunidades de negocio. Y en ese punto destaca la capacidad de GeoPagos para alcanzar un Time To Market diferencial: “Nosotros no llegamos desde cero. Tenemos un producto desarrollado que, aunque es muy flexible y totalmente adaptable a la estrategia del cliente, ya demostró su robustez y capacidad”, dice Castro Franco.

El proyecto más novedoso de GeoPagos es una pieza central para el despliegue definitivo de los pagos digitales: Tap To Phone. Se trata de una solución por la cuál un celular o tablet Android se transforma en una terminal de pagos gracias a la tecnología NFC (Near Field Communication). Este software reconoce sin contacto al chip de la tarjeta para lograr una transacción ágil, conveniente y segura. GeoPagos es uno de los partners en el programa Visa Ready Tap To Phone con el que la marca ya está desplegando la tecnología en 15 mercados de todo el mundo. GeoPagos es la responsable de desplegar este nuevo método de pago en América Latina, donde la inclusión financiera es un requisito para el verdadero desarrollo económico y social.

Chile es uno de los países líderes en la penetración de smartphones y se calcula que un 75% del parque disponible porta tecnología Android. Con lo cual, la ventana de oportunidad es sumamente amplia. Más allá de tap To Phone, las soluciones QR, link de pagos, mPos y otras están transformando la fisonomía de los pagos en la región. “A medida que ingresen nuevos adquirentes y agregadores de pago, traerán más tecnología y más innovación”, afirma Claudio Castro Franco.