Blog
  • Compartir
J.M.Correa: Capital y conocimiento, La evolución de la mirada rentista

Columna Endeavor publicada en El Mercurio Antofagasta

Columna José Manuel Correa publicada en El Mercurio de Antofagasta

En Europa, ya sea para el que busca capital Ángel, fondos de inversión o private equity, el proceso de selección es muy exigente,. Los fondos de inversión, por ejemplo, toman al menos un mes solo en comprender profundamente a las personas que piensan apoyar. Luego viene un proceso de due diligence en el que buscan conocer tanto al equipo emprendedor como las ventajas competitivas y debilidades del negocio. A diferencia del sistema ‘tradicional’ de Silicon Valley, que tiene una mentalidad 80-20 en la que de cada 100 emprendedores solo 20 serán exitosos y tendrán el crecimiento suficiente para cubrir las pérdidas que generará la gran mayoría, la mentalidad del ecosistema europeo está focalizado en reducir al máximo el riesgo del fracaso y alcanzar una meta de 20-80, en la que el éxito corresponde al 80. ¿Cuál es la clave desde la perspectiva del inversionista? Acompañar al emprendedor desde el inicio, formando parte de su directorio como consejeros, ayudándolo a lograr conexiones con actores relevantes de la industria, trabajando con su línea gerencial y dándole prioridad al estudio de los números y proyecciones.

Un elemento crítico para tener un ecosistema sólido de inversión es tener un patrón entre lo que se invierte y lo que se gana. En Chile existe la inversión, pero aún cuesta generar el retorno, y por eso hay pocas empresas que salen a la bolsa o que son adquiridas por otras. El sistema de inversión en Estados Unidos y Europa es exitoso porque existe un patrón claro de que la probabilidad de retorno sobre la inversión en 5 a 10 años es bastante amplia. Si bien no es un camino corto, los inversionistas o fondos de inversión reconocen que durante ese tiempo la empresa puede madurar lo suficiente para llegar a un IPO o una venta. A nivel nacional tenemos algunos casos de éxito de empresas que han sido adquiridas (DBS, Clandescuento, Café Orígenes, Needish, etc.) y de emprendedores que luego han seguido emprendiendo, pero éstos siguen representando una minoría.

La construcción de un ecosistema sólido de instituciones que estén 100% focalizadas en los desafíos reales del emprendimiento se hace urgente, para así trabajar en la ejecución de acciones globales que permitan generar instancias para que los emprendedores innovadores puedan escalar más rápido con sus soluciones y así se hagan más atractivos para los fondos. Pero no sólo eso. También es necesario evolucionar de la actual mentalidad rentista para pasar a una colaborativa con emprendedores dinámicos e innovadores que tienen miles de desafíos operacionales y comerciales que sortear.

En Chile, si bien el ecosistema de fondos de inversión ha crecido mucho y tenemos algunos funcionando bien e invirtiendo en emprendedores innovadores como Aurus y Nazca, aún falta que los inversionistas se comprometan e intervengan en el día a día del emprendedor, apoyándolos en la tarea de crecer, y poniendo a su disposición conocimiento, redes y tiempo para que la empresa explote.

El desafío que tenemos ahora es el de maximizar el apoyo a los emprendedores dinámicos, esos que gracias a sus innovaciones , explotan, y pasan rápidamente de ser una PYME a crecer y a escalar sus productos hasta globalizar sus compañías. Según el Banco Mundial, esos emprendedores dinámicos representan el 7% del total de empresas en cada país, sin embargo son los que generan el 70% del empleo, y crean un impacto profundo en todas las comunidades donde intervienen, pero necesitan el apoyo de un ecosistema de organizaciones que los ayuden en las distintas etapas de su crecimiento, necesitan que hayan fondos que les inyecten capital y conocimiento que les permitan desarrollar, escalar e internacionalizar sus productos. Por eso el sistema chileno, en su conjunto, debe evolucionar y comprender que si se busca obtener un alto impacto, se necesita mucho más que inversionistas: se requiere un sistema integral que acompañe al emprendedor en todas las etapas del crecimiento no solo con capital, sino que con tiempo y expertise. Ese es el verdadero desafío del emprendimiento en Chile, si queremos ser verdaderos exportadores de conocimiento e innovación para el mundo.

José Manuel Correa

Gerente Endeavor Atacama

Columna publicada en El Mercurio Antofagasta