Blog
  • Compartir
Christoph Schiess: “Necesitamos más empresas con potencial”

Christoph Schiess presidente Endeavor Chile

Christoph asumió la Presidencia de Endeavor en mayo de 2016

El presidente de Endeavor Chile es optimista sobre el rumbo del país, y hoy a semanas de haber asumido la presidencia de la organización está dilucidando cómo distribuir su apretada agenda. En 2014, al cumplir 50 años, decidió reducir el tiempo dedicado a los negocios para dar más espacio  a organizaciones como Endeavor,  entidad sin fines de lucro que opera en 26 países con el objetivo de promover el surgimiento de emprendedores de alto potencial que logren hacer crecer las economías de sus países. Con una red de 116 emprendedores y oficinas en Antofagasta, Santiago y Puerto Varas, Schiess aborda la nueva etapa de Endeavor.

Nuevo Presidente Endeavor Chile 

¿Qué desafíos tiene en esta nueva etapa Endeavor?

Las empresas seguirán existiendo, pero con el desafío de ser más integrales. Estar mirando no sólo la rentabilidad, sino ser más completas. El emprendimiento, y ahí Endeavor ha hecho un excelente trabajo en el pasado, está muy bien instalado en Chile.

¿Qué falta por hacer, entonces?

Lograr un efecto más multiplicador. Para eso, en los últimos años Endeavor ha concretado importantes alianzas con otras organizaciones y ha abierto más oficinas en el país, pero no es suficiente. El otro tema clave es trabajar más la globalización. Endeavor fue un proyecto que nació en Estados Unidos y hoy está en 26 países. Debemos lograr que la oficina de un país con otro, donde ya hay coordinación, funcionen más concretamente.

En Chile se instaló el emprendimiento

¿Será moda?

Mi impresión es que no es sólo una moda, sino que el tema se instaló. Hemos aprendido y veo especialmente a los jóvenes con mucha más disposición a crear cosas nuevas, a innovar y a correr riesgos. Estoy convencido de que si queremos dar el salto al desarrollo necesitamos más empresas con potencial de ser de alto impacto.

Trabas para emprender

¿Cuáles son las principales trabas?

En Chile, por un tema cultural, aún hay procesos engorrosos, pero se ha avanzado. Para un emprendedor, la primera traba es el capital, pero si uno tiene una idea razonablemente buena y ganas, por lo general la burocracia se puede sortear; habrá que correr más, pero se puede. Debemos buscar la forma de aplanar los lomos de toro, pero Chile posee muy buenas condiciones para emprender. Por su diversidad geográfica y cultural, las posibilidades son enormes. Con 17 millones de habitantes, es un mercado perfecto para desarrollar una empresa o proyecto piloto y luego internacionalizarse. Yo, personalmente, soy un fanático de Chile y voy a seguir apostando por el país.

Con 30 años como empresario, ¿ve hoy más difícil emprender?

Hoy es más complejo, pero también el Chile de hace 30 años y el de hoy no tienen nada que ver. Probablemente, había el 5% de las firmas que hoy existen y los márgenes de los negocios eran más altos. Hace 30 años, uno arreglaba las cosas más conversando y hoy rige una cantidad de regulaciones que hacen difícil emprender. Por otro lado, la población chilena ha avanzado mucho. Tiene un promedio de educación mayor, más contacto internacional, más acceso a capital. Hay más riqueza también de organizaciones estatales para que puedan apoyar. Entonces, sí, es más difícil, pero también hay más herramientas para emprender.

Fomento al emprendimiento

Para fomentar el emprendimiento, ¿qué falta en políticas públicas?

Un emprendedor de una pyme siempre tiene problemas de caja, y si bien algo se hizo con la reforma tributaria, en ese sentido es importante no plantear que un emprendedor pague menos impuestos que una gran empresa, sino instalar conceptos que faciliten el tema. A veces, por la misma regulación bancaria, gestionar un crédito para una empresa chica es más difícil que para una organización establecida y quizá se pueden buscar fórmulas especiales. También hay temas de papeleo y burocracia que mejorar, pero estamos avanzando.

Desaceleración Chile

Fuente El Mercurio

¿La desaceleración juega en contra?

En las economías siempre ha habido ciclos. En Chile, no estamos en el mejor momento económico, y espero que pronto recuperemos un crecimiento más alto, clave para alcanzar el desarrollo, pero al emprendimiento los ciclos altos y los menos altos siempre dan oportunidades. Muchas empresas han reaccionado a la desaceleración aplazando inversiones o ajustando personal, lo que no es feliz en el corto plazo, pero el proceso de redefinir objetivos genera nuevas oportunidades. La desaceleración no es una excusa.

¿Se ha subestimado el aporte del crecimiento al desarrollo?

Lo que probablemente se ha subestimado es que varios cambios a la vez generan incertidumbre. Cuando navegas y los tiempos vienen turbulentos, uno toma más cuidado y reduce velocidad. Me hubiera gustado un Chile haciendo ajustes, pero en pasos más graduales, para evitar efectos tan traumáticos.

Quizás en alguna de las reformas aspirábamos a redefiniciones de países muy desarrollados, y si bien Chile va por buen camino, aún no estamos en la meta, y es como si antes de llegar se pusieran obstáculos.

Empresarios en Chile

¿Le parece que los empresarios en Chile se quejan mucho?

Una cosa es ser llorón y otra ser crítico, pero propositivo. Sólo criticar, como ha sido la política, sin proponer algo mejor… Los empresarios debemos hacernos tiempo para las políticas públicas, porque al final nuestro gran proyecto es Chile.

¿Le preocupa el tema reputacional del empresariado?

Claro que me preocupa. Es una de las razones por las que estoy en la presidencia de Endeavor. Chile y el mundo cada día son más transparentes. El nivel de ética aumentó y empresarios y políticos deben revisar su estándar. Más emprendedores y empresarios, pero con sustentabilidad. Hasta hace un tiempo, el empresario era muy ‘Chicago’: cómo hago un negocio rentable y gano plata rápido. Fue bueno en una primera etapa, pero falló en adecuarse a una visión más integral de los negocios.

Revisa la versión original en La Tercera