Blog
  • Compartir
Cómo aplicar la metodología Lean Startup en tu emprendimiento

Muchos pueden creer que el éxito de las empresas radica en el acceso a capital, contactos o simplemente una gran idea, sin embargo, eso no es todo. Muchas de las empresas que prosperan suelen tener algo en común: la implementación de metodología.

Por lo general las metodologías suelen ser asociadas al mundo de la ciencia e investigación, pero lo cierto es que no son exclusivas de esas áreas. Ante la situación que vivimos por la pandemia, hoy las empresas más que nunca deben adoptar medidas que permitan ordenar no sólo sus equipos de trabajo, sino que también sus proyectos.

Y la metodología Lean Startup es una buena opción para esto. Con gran auge en el mundo emprendedor y cada vez más utilizada en empresas ya consolidadas, posibilita implementar negocios evitando desperdiciar tres cosas principales: recursos, tiempo y esfuerzos. Así, se trabaja una idea de negocio que permite lanzar productos y/o servicios al mercado, reduciendo los riesgos y fracasos.

El proceso busca incorporar la visión del cliente de forma temprana y tantas veces como sea posible. En vez de buscar resultados macros que busquen obtener un beneficio grande, se basan en el concepto de iterar los productos, lanzándolos, recogiendo el feedback y desarrollando nuevas funciones que lo mejoren, siempre pensando en el cliente.

Para Francisco Sandoval, Co-fundador de YOM y Emprendedor Endeavor, “las metodologías te permiten entender el problema antes que la forma en cómo lo resolverás. Cuando te olvidas del problema y estás preocupado de la funcionalidad, se pierde el norte y se termina haciendo algo que generalmente te ayuda a ti, pero no al cliente”.

Para sacar las dudas acerca de si la solución efectivamente resolverá el problema del cliente, es necesario validar la idea mediante el MVP (Producto Mínimo Viable), que es un piloto a mínima escala que permite a bajo costo, verificar que los supuestos planteados coincidan con la realidad.

La metodología Lean está muy presente en el desarrollo de productos y servicios y en el desarrollo de tecnologías startups. Esta forma de entender los procesos y diseños de los productos ayuda a que las organizaciones dediquen menos tiempo en re diseñar productos que no cubren o equivocan las necesidades de sus destinatarios. Dentro de las principales ventajas de implementar la metodología Lean Startup encontramos:

· Velocidad: Reduce el tiempo de lanzamiento de cualquier nuevo producto o funcionalidad.

· Valor: El producto tiene mucha más validez porque ahora se construye, a partir de los insights del usuario y no sólo de las decisiones de los fundadores. Para ello, es necesario que el equipo tenga una cultura de medición a todo nivel, con la capacidad tecnológica y técnica para medir lo necesario.

· Riesgo: Al estar constantemente evaluando los aprendizajes del mercado, se reduce la posibilidad de invertir excesivos recursos en un producto o funcionalidad sin fit de mercado.

Para Francisco Sandoval, la relevancia de implementar una metodología para los emprendedores radica en que “muchas veces los emprendedores cuando se lanzan a hacer las cosas, en vez de pensarlas bien, terminan enamorándose de las soluciones y no de los problemas. Antes de definir una propuesta de valor, hay que entender qué necesita el cliente y eso se hace primero entendiendo sus dolores”.