Blog
  • Compartir
El sueño de los mil millones de dólares

Habían tocado fondo. El capital se esfumó con el derrumbe de la fiebre por internet. El sitio Trabajando.com hacía agua. «Apostábamos a valer mil millones de dólares, pero tuvimos que pagar los últimos sueldos e indemnizaciones con los computadores y los muebles», cuenta el chileno Juan Pablo Swett, fundador de la primera bolsa de empleo virtual creada en Chile. Un proyecto que se expandió a otros países y que recibió financiamiento hasta del magnate mexicano Carlos Slim, quedaba reducido a sólo dos personas -Swett y su socio Felipe Hurtado- trabajando en una buhardilla prestada.

Sólo recibían 200 dólares como sueldo mensual. «Vivíamos donde nuestros padres y éramos presionados a dejar de jugar al empresario». Pero no quisieron ceder. Habían jurado vencer al portal líder, «porque meses antes quisieron adquirirnos y nos decían que éramos unos niños sin idea del negocio». Pidieron ayuda a conocidos, juntaron 15 mil dólares y siguieron adelante. «El sitio nunca dejó de operar y eso fue positivo, aunque apenas facturábamos dos mil dólares mensuales», cuenta Swett.

El nuevo impulso vino con un software que diseñaron para una licitación. Aunque la perdieron, les sirvió para conquistar a Universia, perteneciente al Banco Santander.

La consolidación vino con el ingreso del diario El Mercurio y de Universia a la propiedad, que valoraron a Trabajando.com en 45 millones de dólares. En 2008 se inició la internacionalización a 11 países, incluyendo España y Portugal. «En estos países hemos formado una red con más de mil portales de empleo, con 300 mil empresas, 4,5 millones de personas inscritas y la publicación de 1,5 millones de oportunidades de trabajo al año». La perspectiva es que estos números se multipliquen por 10 al año 2012. A esas alturas, esperan que los mil millones de dólares de valorización hayan dejado de ser un sueño.

Reportaje Revista IN, LAN.