La tecnología 5G en Chile está avanzando de forma muy rápida. Si bien aún no se ha implementado – será progresiva y se espera que sea a principios de 2022-, la licitación que se llevó a cabo a inicios de este año donde se recaudaron US$ 453 millones, fue un gran impulso. Con esto, Chile se convirtió en el primer país de la región en establecer un concurso por el 5G y el país sudamericano que mayor cantidad de espectro (medio por el cual se trasmiten las frecuencias de ondas electromagnéticas) ha dispuesto, con un total de 1.800 MHz.

Dentro de algunas de las principales ventajas de contar con una red 5G en el país, se mejorará la velocidad promedio experimentada por los usuarios, con un aumento de 10 veces respecto al 4G, habrá una capacidad de tráfico aumentada en 100 veces respecto al 4G, y se entregará una eficiencia para conectividad de dispositivos IoT (Internet of Things) que será diez veces mayor que la del 4G.

Sin embargo, eso no es todo. Para Niklas Lind, Director Canales Digitales y Estrategia de WOM y Pablo Arnuncio, socio de Consultoría en Transformación de EY, para Chile, el tomar la iniciativa de acelerar la incorporación del 5G representará 3 principales cosas: mayor atracción de inversión, mejorar la productividad y aumento del conocimiento en esta materia, en especial por la experiencia y el desarrollo de tecnología y hardware que después podrá exportarse, algo que será muy valioso para el país.

En línea con esto, se está trabajando fuertemente mediante una colaboración público-privada entre universidades, centros de investigación, centros de formación técnica, entre otros, en los denominados “Campus 5G” con el objetivo de a través de investigación, “ser el soporte científico tecnológico que impulsa el desarrollo de la sociedad en pos de beneficios para la misma”, según palabras de Miguel Sanhueza, director de UTEM Virtual, una de las universidades que está trabajando en el proyecto.

Bajo este escenario de expectación creada en torno a esta tecnología, las startups y scaleups serán algunos de los actores más beneficiados ya que con las ventajas que entrega el 5G, se espera que puedan surgir más emprendimientos que vayan en la línea de crear más soluciones, más innovadoras, y con más impacto.

En este último tiempo, hemos sido testigos del crecimiento que el ecosistema emprendedor ha experimentado, lo que con una red 5G fuerte, hará que se consolide aún más. Sin embargo, esto también trae consigo grandes desafíos. Uno de ellos es el de los nuevos perfiles requeridos. La llamada cuarta revolución industrial ha develado que claramente hacen faltan especialistas en el área, algo que veíamos previo a la pandemia y que sin duda se ha expuesto aún más estos dos últimos años.

En el caso particular de Chile esto preocupa. Según datos de Fundación Chile, en el país existe un 25% de déficit al año de profesionales en el área tecnológica, sin embargo, esta problemática es mundial. En España, por ejemplo, al año existe una fuga de alrededor de 315 millones de euros por falta de perfiles tecnológicos, lo que se traduce en grandes pérdidas para el sector público al no poder recaudar estos impuestos.

¿Cómo hacer para fomentar el desarrollo de estos perfiles? Para Pablo Arnuncio, “este es uno de los principales desafíos que se tienen. Los perfiles son muy demandados y creo que las compañías deben potenciar mucho la capacitación, atraer personas jóvenes y potenciar el desarrollo de programas de prácticas para atraer talento de los recién egresados de las universidades. El potenciar estas iniciativas te permite captar talento, sin embargo, esto no es suficiente para fidelizarlo en el tiempo, para ello es clave desarrollar un modelo de carrera adaptado a las necesidades de los jóvenes profesionales”, enfatiza.

Por su parte, para Niklas Lind existen problemas tanto de calidad como de cantidad. “Creo que implementar un marketing de influencia en edades tempranas incentive a que personas jóvenes tengan el interés por estos temas es super importante. También hay que darles un propósito a estos puestos, más allá del dinero que reciben, hay que darle sentido al trabajo. Y tercero, creo importante desarrollar un plan de carrera para expertos en estas áreas que no quieren ser líderes pero que generan un tremendo impacto. Hay que hacer atractivas las empresas para ellos”, asegura.

Ciberseguridad

Sin duda que la red 5G es una de las tecnologías que impulsará la transformación digital y así el desarrollo de las futuras startups, scaleups, etc, con una velocidad sin precedentes.

Según el informe de McAfee a fin del 2020, los ciberdelincuentes causaron daños de al menos $ 1 billón, que es un poco más del 1% del PIB mundial durante ese año, lo que se traduce no solamente en pérdidas económicas sino también de reputación de las organizaciones, algo fundamental sobre todo en los tiempos de desconfianza en que vivimos.

Para Pablo Arnuncio, “toda la parte de manejo de datos es un riesgo gigante del que hay que hacerse cargo y estar muy atentos, poner mucho foco. El impacto de un ciberataque puede ser cada vez más grande y tiene efectos desde el punto de vista reputacional, legal y del negocio”, afirma.

Por su parte, para Niklas Lind esto es algo que “hay que tomarlo muy en serio”. Sin embargo, volviendo al punto del talento, asegura que “es difícil encontrar expertos que te ayuden en esto. Hay que mirar más allá y comenzar a emplear expertos de nivel mundial que te ayuden porque los hackers son mundiales, estamos compitiendo contra los mejores del mundo. Hay que trabajar con los mejores talentos para poder estar lo mejor preparados posibles ante eventualidades como estas” asevera.


Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *